Viernes, 23 Junio 2017
BÚSQUEDA
AGUSTÍN PAREJO SCHOOL, VANGUARDIAS Y PUNK RABIOSO EN LA COSTA DEL SOL
por Carlos G. de Castro Publicado el 03 de Mayo de 2016

APS > Agustín Parejo School
Comisario > Jesús Alcaide


Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) – Sevilla
Hasta el 22 de mayo de 2016


En la actualidad y hasta el próximo 22 de mayo, el Centro de Arte Andaluz Contemporáneo -CAAC- ofrece una exposición retrospectiva dedicada al colectivo malagueño Agustín Parejo School -APS-, activo entre los años 1981 y 1994. La muestra, comisariada por el cordobés Jesús Alcaide, se organiza en torno a ejes temáticos que recogen la gran diversidad de medios desarrollados por APS, a fin de cuestionar de forma radical la producción artística y la situación política de su tiempo.

Para entender el trabajo estético desarrollado por APS es fundamental retroceder cien años atrás. A comienzos del siglo XX, principalmente a partir de la irrupción del futurismo y el dadaísmo, las vanguardias iniciarían un proceso de deconstrucción de la praxis artística y de vinculación de la misma con las luchas políticas de su época. Este compromiso entre el arte y la vida comenzaría a resquebrajarse a partir de los setenta, cuando la crisis de los grandes relatos y el triunfo del neoliberalismo como ideología única global, servirían para cerrar el "ciclo heroico del arte", cuyo último gran representante fue la Internacional Situacionista.

Durante los ochenta, en una especie de "vuelta al orden", las prácticas artísticas, cada vez más variadas y diversificadas en cuanto a técnicas y medios, comenzarían un proceso de despolitización y ensimismamiento, convirtiendo la esfera del arte en un espacio neutral políticamente y separado del resto de la vida social. La situación en España no sería una excepción. En nuestro país, la nueva democracia resultante de los Pactos de la Moncloa impulsaría una cultura hedonista, cuyo reflejo en las artes plásticas se plasmaría en la proliferación del objeto artístico-fetiche y el protagonismo del artista estrella. Tendencia que seguiría en la España europeista de los noventa.

Ante este estado de cosas, surgen en el contexto español grupos como Preiswert o Estrujenbank, que por medio del anonimato o la reivindicación de la creación colectiva plantearían una contestación al arte oficialista. Se trataba de colectivos que, haciendo uso de estrategias heredaras de las vanguardias históricas, pretendían -desde sus diferencias- la politización de las prácticas artísticas y su fusión con la vida cotidiana. Dentro de esta línea de acción, excepcional dentro del panorama español de los ochenta y noventa, surgiría en Málaga en 1981 el colectivo Agustín Parejo School.

Más de treinta años después del nacimiento de APS, la retrospectiva comisariada por Jesús Alcaide en el CAAC supone un gran esfuerzo de síntesis en torno a la actividad de este heterogéneo grupo. Un colectivo que, desligándose de la rigidez de otras agrupaciones vinculadas a la herencia de las vanguardias, fue más un punto de encuentro y dinamización de ideas estéticas que una organización cerrada con un programa a realizar.

Desde su inicio, la exhibición del CAAC plantea los lazos de APS con el programa radical de superación del arte. Así, lo primero que ve el espectador al entrar es una pintada con la sentencia: «¡El arte ha muerto! ¡Viva el arte asesino de Agustín Parejo School!». Inmediatamente después, encontramos un conjunto de trabajos cuyo denominador común es el uso desviado de iconografía soviética. De entre ellos destaca `Du côte l´URSS´ -Costa de la URSS- (1985), un grupo de pinturas que fantasean con la idea de una invasión rusa de la Costa del Sol. En cierto modo, un guiño sarcástico hacia la verdadera invasión: el turismo.

En `Lenin Cumbe´ (1992) el foco pasa del turismo a la inmigración. Para esta pieza, APS recogió televisores de la basura sobre los que pintó escenas del viaje imaginario a España de Lenin Cumbe, un migrante ecuatoriano. Con este trabajo, realizado para el Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla durante la Expo´92, se analizan las relaciones de alienación del Norte sobre el Sur.

Una característica fundamental de APS fue su vínculo con el contexto en que se desarrollaba su actividad. Críticos con la situación política española, el cheque en blanco dado al PSOE en el 82, para las elecciones del 86 prepararon su propia campaña electoral pidiendo el voto para un personaje de ficción: Moreno. De esta acción, se recoge en el CAAC la cartelería y un vídeo de la campaña. Pero no sólo se interesaban por el presente político. En su proyecto `Sin Larios´ (1992) pretendieron la retirada de la escultura del marqués de Larios de su pedestal malagueño y su sustitución por una alegoría del trabajo. Se trataba de recordar un suceso acontecido en Málaga en 1931, cuando tras la proclamación de la República se suprimió la escultura del marqués de su localización actual. La acción diseñada por APS no pudo ser realizada debido a la negativa del ayuntamiento para dar los permisos necesarios, de modo que el proyecto se quedó únicamente en forma documental.

En conjunto, la retrospectiva dedicada APS nos lleva a cuestionarnos el relato oficial sobre la despolitización del arte español durante los ochenta y noventa, al mismo tiempo que plantea el debate sobre la función social del arte y el papel del artista.

PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.