Viernes, 20 Octubre 2017
BÚSQUEDA
NOELIA GARCÍA BANDERA: “EN UNA EXPOSICIÓN COBRAN TODOS, PERO A LOS ARTISTAS NOS CUESTA DINERO”
por Laura Carneros Publicado el 16 de Marzo de 2016

Docente, gestora cultural, historiadora del arte y, ante todo, fotógrafa. O artista, que como bien dice Noelia García Bandera (Málaga, 1974), es lo mismo. Hablamos con ella de su muestra ‘Sobre el fondo’, expuesta en el Centro Cultural Provincial hasta el día 23 de marzo. Además, nos ofrece su personal enfoque sobre la situación cultural para los nuevos artistas en Málaga.

Laura Carneros. ¿Cómo surgió el proyecto ‘Sobre el fondo’?

Noelia García Bandera. Diputación estaba muy interesada en hacerme una exposición, y llevábamos varios años hablando, pero por una cosa u otra se ha pospuesto. Además, yo no tenía ninguna prisa, prefiero las cosas bien hechas. Creo que ha llegado en el momento, porque ha tenido una evolución y una maduración, que si lo hubiéramos hecho años atrás, hubieran faltado obras que han sido importantes.

L.C. Lo primero que nos cuenta Juan Francisco Rueda en la hoja de sala es que ‘Sobre el fondo’ no es una retrospectiva, sino una revisión que ahonda en tu trabajo más reciente, ¿cómo se llevó a cabo la selección de las fotografías?

N.G.B. En principio solo íbamos a trabajar con la serie `Portraits´, pero el comisario, Juan Francisco Rueda, vio una conexión entre `Portraits´ y mis primeros trabajos. Fíjate que nos vamos a 1998, que es la obra más temprana de la exposición, donde él ya vio una relación de cómo he ido tratando el retrato a lo largo de mi carrera, sobre todo con el tema de la ausencia y la presencia, que es en torno a lo que gira la exposición. Y es muy importante la disposición de las obras para que dialoguen entre ellas. Por ejemplo, con diez años de diferencia utilizo el mismo recurso, sin ser consciente. También hemos visto cómo el juego del fondo es recurrente en mi obra. Por eso quisimos jugar con elementos físicos, como son los propios fondos, porque para mí también son una forma de rendir homenaje a la propia profesión del fotógrafo, a nuestras herramientas, que se dejan un poco de lado con la finalidad artística.

Noelia_CUE2
* Vista de la exposición en el Centro Cultural Provincial.

L.C. ¿Qué puedes contarnos sobre el fondo o a cerca de los fondos después de estos años trabajando con ellos? ¿Tienen algún valor especial para ti?

N.G.B. La relación es muy íntima, desde los monocromos, como ha podido ser el propio terciopelo negro, porque son veinte años trabajando con él. Y además, es la vivencia que han hecho otras personas, no solo yo como fotógrafa, sino mis modelos y otros compañeros.

Creo que al girarme y mirar el fondo monocromo, del negro, de la nada, que incluso acaparaba parte de la identidad; esa mirada hacia lo pictórico, lo figurativo, creo que me ha abierto un poco más, porque he dado un paso hacia la limpieza de mi propia mirada. Como persona me ha servido también para liberarme un poco y analizar lo que hay detrás de nosotros.

L.C. Estos fondos parecen formar parte de un pasado colectivo, evocan un tiempo añejo, o un tiempo de algo que se está perdiendo, ¿cómo lo ves tú desde dentro de la profesión?

N.G.B. En cierta forma se están perdiendo, siguen usándose, pero es verdad que ahora hay recursos más económicos para los propios profesionales, y que estos decorados tienen una trayectoria que nos recuerdan más al pasado y se tienen que reinventar, pero realmente siguen en vigencia.

Me gusta también escuchar lo que son las propias historias de los fotógrafos profesionales y cómo me cuentan que estos fondos son bastante caros, que se los intercambian entre ellos para que los clientes vean año tras año una variedad. Pertenecen a estudios fotográficos de barrio, donde puede haber pasado una novia, un niño de comunión, un retrato…

L.C. Vemos que en tus series anteriores `Carte de visite´ (2009), y ‘Comer estopa, tragar petróleo y escupir fuego’ (2012) retratas personas o personajes, ¿Qué te hace prescindir por completo de la figura y la escenografía para quedarte solo con el fondo? ¿Qué te lleva a producir el salto entre tus anteriores trabajos y `Portraits´?

N.G.B. Cuando veo que siempre he trabajado a través de una narratividad que está muy presente en las ‘Cartas de visita’, al final decidí quedarme con la ausencia figurada. Me di cuenta que realmente figura y fondo me interesaban por igual. Decidí unir el género del retrato a través de la ausencia y darle esa importancia a al propio género fotográfico del paisaje hasta llegar a la propia abstracción.

L.C. ¿Qué significado tiene la máscara en tu obra? ¿Qué oculta o qué muestra?

N.G.B. Desde la serie ‘Algo prestado’, de las novias, juego ya un poco con la mimetización y camuflaje de las personas en la sociedad. Eso lo hago más patente con la mascarada, porque me interesó mucho el rol que jugamos cada uno en nuestro día a día, cómo nos ocultamos o nos expresamos dependiendo de las circunstancias. Fíjate que de nuevo hablamos del mismo concepto: el camuflaje o la mimetización con el entorno.

Noelia_CUE
* Algunas de las obras de Noelia García Bandera presentes en la muestra.

L.C. Además de las máscaras, hay otros elementos en tus fotografías que ocultan parte del rostro, como en ‘Tríptico de la identidad pixelada’ (2000), o en ‘Algo prestado’ (2007), ¿Qué importancia tiene en tu obra la identidad o la pérdida de ella?

N.G.B. La identidad tiene un papel muy importante en el recorrido de mi obra. Siempre digo que hablo desde mi propio cuerpo, y que mis obras pueden ser, en parte, muy autobiográficas. Podrías preguntarme por qué hago tanto uso del cuerpo de la mujer, y es simplemente porque soy mujer. No tengo una mirada feminista, para mí la identidad forma parte de lo que quiero expresar. ¿Y cómo expreso mi identidad? Pues realmente a través del físico, que es como empiezo mi serie, el propio retrato, y parece como si me liberase yo misma a través del juego de los fondos.

L.C. Entonces, la constante del retrato femenino en tu obra obedece más a una razón de identificación con lo retratado más que con el discurso de género.

N.G.B. Tal vez sea porque mi visión como historiadora del arte está muy contaminada, ya que el cuerpo de la mujer ha sido muy recurrente a lo largo de la historia del arte -las mujeres han sido modelos y no artistas-, pero también es porque entiendo mejor mi propio cuerpo. Cuando he trabajado con hombres no hemos tenido la misma empatía que cuando he fotografiado a cualquier tipo de mujer, por eso también la constante de la figura femenina, porque creo que también me estoy expresando yo misma.

L.C. Con las obras que no has seleccionado para esta muestra, ¿tienes pensado hacer alguna exposición próximamente?

N.G.B. Tengo un proyecto abierto para final de año, pero todo se irá viendo. Con la juventud se tienen muchas prisas, y cuando uno va madurando se da cuenta de que cada cosa tiene su tiempo, no importa esperar más o menos, porque al final las cosas salen, y salen bien. Este ha sido un proyecto sin prisas, muy meditado entre el comisario y yo, y estamos muy contentos con el resultado.

L.C. Ahora que el movimiento cultural en Málaga parece estar creciendo, ¿crees que la gente joven tiene más oportunidades?

N.G.B. Veo que es un movimiento que ha salido cuando tenía que salir: cuando en la Escuela de Arte San Telmo han renovado profesores y tiene savia nueva; cuando Bellas Artes ha comenzado a crecer, porque solo teníamos la Facultad de Ciencias de la Comunicación para los fotógrafos o los videocreadores, y se necesitaban otros lenguajes para seguir creciendo. Creo que hay muchos espacios expositivos para dar cabida al arte más joven, y no por edad, puede ser una mirada joven o actual. Si hay algo de lo que me quejo es de las pocas ayudas y becas, ¿para qué quieren tantos espacios si no tienen dinero para producir?

L.C. Es decir, crees que a nivel expositivo sí hay opciones, pero no se apuesta por la creación…

N.G.B. La fotografía es muy cara producirla, no solo el equipo. Es fantástico el movimiento artístico, del cual me siento cómplice, porque creo que he contribuido a su desarrollo en la ciudad. Estoy encantada con los espacios para exponer, pero hay que ayudarles económicamente. ¿Cómo van a producir para llenar espacios de instituciones públicas o privadas, si no tienen dinero? Las carreras artísticas son muy caras, ya bastante dinero se gastan en estudiar, para después producir. Necesitan ayudas económicas.

L.C. Además, es un trabajo, por muy mal valorado que esté…

N.G.B. Aquí cobra todo el mundo: el que clava el pinchito, la limpiadora, el conserje… Pero a los artistas nos cuesta dinero. Con la Diputación estoy muy agradecida, porque se han portado estupendamente, es una institución comprometida, y no solo a mí me han ayudado. Trabajan de manera muy seria, apuestan por el arte más actual y se esfuerzan por seguir en la misma línea.

Noelia_CUE3
* Entrevistadora y entrevistada durante la conversación en la sala de la exposición.

* Fotografías de Fran Carneros

RELACIONADOS
PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.