Jueves, 14 Diciembre 2017
BÚSQUEDA
EMILIO ALMAGRO: "El cierre de `Sandunga´ fue consecuencia natural de la situación del mercado"
por Regina Pérez Publicado el 17 de Junio de 2015

Hace una década, la galería Sandunga que dirigía Emilio Almagro era referente del arte contemporáneo en Granada, y sin duda, tuvo una presencia importante en ferias tan prestigiosas como ARCO. Emilio Almagro nos cuenta cómo se embarcó en este proyecto, como creció Sandunga en un lugar con tan poca tradición de galerías y como, desgraciadamente, acabó cerrando sus puertas.

Regina Pérez. Su galería resultó “heredera” de otra sala anterior, la Galería Palace promovida por los pintores Julio Juste y Pablo Sycet, que fue inaugurada en 1982. Ellos cierran en 1992 y usted comienza en el mismo espacio cuatro años más tarde. ¿Puede contarnos cómo fueron los inicios de Sandunga en el antiguo local de la galería Palace?

Emilio Almagro. La Galería de Arte Palace fue un referente como pocos en una época en la que las comunicaciones, la logística y otros aspectos de la gestión de una galería eran mucho más difíciles. No había Internet, no había correo electrónico, no había fotografía digital, no había teléfonos móviles, ni compañías aéreas low cost, ni euro, ni otra feria que no fuera ARCO y casi ni mercado, ni coleccionismo. La Galería Palace la promovieron efectivamente los artistas, pero su gestión, desarrollo y alcance se debió sobre todo al mucho y excelente trabajo que hicieron Eduardo Quesada y también José María Rueda. Para mí, como para otros muchos en los ochenta representó casi la única ventana cualificada al arte contemporáneo y actual en Granada, y fue un gran referente en nuestra época como estudiantes de Bellas Artes. No nos perdíamos una exposición, y se generó una relación personal con quienes llevaban la galería. Cuando me gradué fueron ellos los que me propusieron colaborar y trabajar con ellos en la Galería Palace.

Cuando Palace cumplió su ciclo el pintor Pablo Sycet me propuso continuar con un proyecto renovado, aprovechando el local y algunas sinergias, y así empezó  la Galería Sandunga.

R.P. Sandunga vivió un momento extraordinario hace aproximadamente diez años, cuando emerge la primera y mejor generación de artistas jóvenes granadinos salidos de la recién estrenada facultad de Bellas Artes. En ella se vieron por primera vez los trabajos de gente como Simon Zabell, Carlos Miranda, Jesús Zurita, Ángeles Agrela, José Piñar, Juan Francisco Casas, Carlos Aires, Marina Vargas… ¿Sigue sus carreras? ¿Quién de ellos diría que está teniendo una trayectoria más reconocida?

E.A. Las sigo, si bien no con la intensidad de antes, lógicamente. Si tengo que indicar el artista con más proyección, creo que tanto por tener mercado y presencia internacional, además de nacional de primera línea, así como por la cantidad e importancia de las colecciones que cuentan con obras suyas, la mayor proyección la tiene Carlos Aires.

R.P. Pero su galería también representó a artistas de dilatada trayectoria como Carlos Pérez Siquier o Christopher Makos…

E.A. La colaboración con Carlos Pérez Siquier fue fundamental y valiosísima. Es un gigante. El fotógrafo más importante de la segunda mitad del siglo XX y que hoy sigue en plena actividad. Su inteligencia, talento y generosidad nos ayudaron enormemente.

El caso de Christopher Makos fue también el de una colaboración muy positiva, si bien no tan intensa y cercana como con Pérez Siquier, su obra es histórica y muy interesante, y su energía inagotable.

También tuvimos la oportunidad de exponer y trabajar con artistas importantísimos, como Jordi Teixidor, Guillermo Pérez Villalta, Ray Smith o José Bedia, entre otros, que fueron hitos importantes con exposiciones individuales, y presentamos en exposiciones colectivas obras de artistas tan reconocidos como David Hockney, Robert Mapplethorpe, Juan Hidalgo, Vincenzo Castella, o Gabriele Basilico, entre otros.

R.P. Después de 15 años dedicados al arte contemporáneo, ¿Cómo vivió el final del proyecto en 2011, cuando sólo dos años antes Sandunga se había trasladado a la calle Profesor Sainz Cantero?

E.A. Como una consecuencia natural de la situación del mercado y de mi situación personal. Por un lado el mercado se concentró en Madrid, y por otro las ventas en toda España cayeron en picado. Frente a la caída del mercado nacional, opté por una estrategia de búsqueda de otros mercados acudiendo a ferias fuera de España en Londres, Basilea, Miami, Nueva York, Bolonia... Pero también internacionalmente el mercado estaba en “horas bajas”. En esa época participamos, por ejemplo, en la Feria Pinta en Nueva York, que siempre había sido un éxito de ventas, y que en aquella edición resultó un fracaso. Hay que tener en cuenta que hacía solo un año que los trabajadores del Lehman Brothers se veían por televisión sacando sus pertenencias de sus oficinas. Después de eso cayeron las mayores compañías de seguros de Estados Unidos... es como si de repente en un mes quebrara el BBVA, y la semana siguiente Mapfre, y la siguiente Mutua Madrileña... ¿Qué pasa con el seguro de mi coche? ¿Qué pasa con mi cuenta bancaria...?

Esa estrategia de fuerte inversión en ferias internacionales, junto a la caída de las ventas y a los grandes gastos ocasionados por el aumento de la renta del local de la calle Arteaga y el cambio posterior a Profesor Sainz Cantero, provocaron muy importantes pérdidas económicas que llegaron a ser insostenibles.

Además, mi situación familiar cambió, para bien, pero también me requería más tiempo, y  la facturación en Limón Publicidad, mi empresa de donde salían buena parte de los fondos con los que se financió Sandunga, especialmente los últimos cuatro años, también se resintió con la crisis y necesitó más dedicación por mi parte.



*Foto izq: Vista exterior `Raw War´ de Marina Vargas, Galería Sandunga (2011). Foto dcha: Vista `Lembranzas y olvidos´ de Pablo Sycet, Galería Sandunga (2011). 

R.P. ¿Qué opina sobre el panorama artístico granadino actual?

E.A. No veo grandes novedades. Casi lo más notorio es el empobrecimiento de los programas, en algunos casos su desaparición.

Por parte de las instituciones no veo una línea de actuación, exceptuando la labor siempre excelente del Centro José Guerrero y de la Alhambra. Además de una casi nula actividad en el ámbito del coleccionismo institucional. Aunque esto, desgraciadamente, no es novedad.

En cuanto a la actividad privada entiendo que hay muy poco movimiento, y en cuanto a nuevos artistas, tampoco tienen posibilidad de contar con la visibilidad suficiente.

Por otro lado, cualquier persona con interés en el arte contemporáneo puede “visitar” desde su casa todas las galerías y museos del mundo por Internet. O puede, bastante cómodamente, ir a Madrid, o Barcelona, o Londres y visitar en poco tiempo muchas galerías, instituciones y museos con exposiciones de primera calidad. O acudir a ferias o eventos internacionales  como la feria de ArtBasel, Frieze en Londres, Fiac en Paris, el Weekend de las galerías de Berlín... sin necesidad de hacer un gasto excesivo. Esto influye también, desde mi punto de vista, en la disminución de la relevancia y atractivo de las programaciones locales, que suelen jugar con desventaja.

R.P. Aunque parezca un tópico ¿Es ir contracorriente plantear un proyecto dedicado al arte contemporáneo en una ciudad con tanto peso patrimonial y un icono tan relevante como La Alhambra?

E.A. No lo creo. Más bien al contrario. El peso de la cultura y el patrimonio en la ciudad puede ser muy importante para que un proyecto de este tipo tenga posibilidades y sentido. El contrasentido, lo que supone una barrera mayor, no es exponer arte contemporáneo en una ciudad que tiene la Alhambra, sino en una ciudad en que la presencia del arte contemporáneo es raquítica, al igual que su mercado, y la importancia que tanto social como institucionalmente se concede a este ámbito.

R.P. ¿Cuáles considera que son las iniciativas más interesantes en relación con la expresión actual que se promueven en Granada ahora?

E.A. Creo que el trabajo que desarrolla el Centro Guerrero es más importante que nunca. También admiro y percibo llenas de interés y valor las actividades promovidas por TRN, así como las ediciones de Grupo de Fé. También las de algunas editoriales, así como las de otras asociaciones como el Ateneo de Granada y la actividad de Arrabal & Cía. No obstante no participo tanto como antes, y seguro que hay más iniciativas interesantes que desconozco.

R.P. ¿Sigue pendiente del panorama artístico contemporáneo andaluz y español?

E.A. Sigo  todo lo que puedo de entre lo que me interesa del panorama cultural en general, y del artístico en particular. Pero no hago distinciones por ámbito geográfico, y si por el interés intrínseco de las exposiciones u otro tipo de eventos, aunque siempre tienes más accesible y presente lo que se hace en España.

R.P. Si el mercado del arte mejorase, ¿Volvería a abrir una galería?

E.A. Quizás. Con un planteamiento distinto, y probablemente, fuera de Granada. Pero el futuro es una especulación y por lo tanto, no puedo decir nada muy consistente sobre qué pasará.



*Vista exterior `The Estate of Anonymous (VI): Tinta de furacão´ de Carlos Miranda, Galería Sandunga (2010).





RELACIONADOS
PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.