Lunes, 18 Diciembre 2017
BÚSQUEDA
JUAN CARLOS SÁNCHEZ DE LAMADRID: "QUEJARNOS NO LLEVA A NINGÚN LADO, ES NECESARIO MOVERSE Y HACER COSAS"
por Ismael Ábrego Publicado el 19 de Marzo de 2015

Juan Carlos Sánchez de Lamadrid, -galerista, gestor artístico y fotógrafo- nos recibe en su galería, en en pleno corazón del sevillano barrio del Arenal, donde comparte espacio con la academia Cobertura Photo. Esta tarde hay mucho movimiento allí, se va a impartir uno de sus periódicos cursos monográficos y en breve comenzarían a llegar los alumnos; en los muros cuelgan imágenes de Bruno Barbey, Atín Aya, Cristobal Hara, Isabel Sierra y Cristina Mejías entre otros; la fotografía se respira en el ambiente.


Ismael Abrego:
Háblenos primero un poco sobre usted, ¿cuáles fueron sus inicios en la fotografía?

Juan Carlos Sánchez de Lamadrid. Bueno la vinculación con el medio me venía de familia, ya que tenía un hermano en casa que trabajaba en esto  y la fotografía la tenía muy cercana, luego empecé a estudiar periodismo y a combinarla con la carrera, antes de terminar entré como reportero gráfico en el primer Diario de Sevilla, estuve en varios periódicos: en Andalucía Información, en el diario de Cataluña, en el Diario 16, aquello me permitió conocer muy bien la técnica pero como fotógrafo de prensa me sentía un poco encorsetado, el sector no estaba tampoco en su mejor momento,  de hecho cerré varios de ellos, así que vi que era momento de cambiar de aires.

I.A. ¿Quiere decir que decidió ir por libre?

JC.SdL. Exactamente, descubrí que lo que me gustaba era viajar, pensaba que la mejor foto estaba fuera, -cuando realmente lo mejor está a la vuelta de la esquina, aunque eso lo comprendería después-; en aquella época no había muchos sitios donde aprender, no había cursos ni maestros, bueno, estaba Atín Aya, pero él estaba en su casa con sus cosas -una vez lo entrevisté de hecho-. Entonces no existía una docencia como tal, ni una oferta educativa como podemos encontrar hoy, así que me tocó salir por mi cuenta y riesgo a ver cómo iba aquello, pedí un préstamo al banco y me fui a Finlandia en pleno invierno con una cámara y un las memorias de Ángel Ganivet, un diplomático español que anduvo por aquellas tierras hace un siglo y narraba lo que veía.

I.A. ¿Qué sacó de aquello?

JC.SdL.  Aquel proyecto tenía un claro enfoque de documental antropológico clásico, salieron unas fotos muy bonitas, hice un libro y se hicieron dos exposiciones, una de ellas en el instituto de Finlandia en Madrid. Cuando tú vuelves con un proyecto bajo el brazo, ¿dónde lo exponías?, Yo no tenía ninguna experiencia, no tenía ni idea de cómo funcionaba este mundo del arte, soy un apasionado de la fotografía documental, eso es lo que me gusta y lo que tenía claro, lo cierto es que esto se ve muy bien en la propia colección de galería, buena parte de ella está dedicada al documental.

I.A. Salvo Isabel Sierra y Cristina Mejías…

JC.SdL. Son otra generación, ya no son fotógrafos documentales como se entendían antes, entre los jóvenes hay muy pocos que se vayan a la fotografía como documento, es cierto que está casi todo fotografiado ya, es muy difícil darle un nuevo enfoque a algo tan clásico. Puede ser que por falta de ideas, o por una razón de época, por modas, por escuelas o por movimientos. Ahora parece que no toca eso hasta que lleguen dos o tres fotógrafos que le den un nuevo enfoque y estén respaldados por galerías e instituciones, entonces seguramente repuntará otra vez el género. Creo que también es oportuno englobar a estas dos chicas dentro del documental, aunque utilizan otros recursos, ambas nos hablan y nos acercan desde su experiencia personal una realidad de índole política e histórica.

I.A. ¿En qué momento decidió virar su carrera como fotógrafo por el de gestor artístico?

JC.SdL. Después de pasar varios años viajando a muchos sitios llegué a la conclusión de que era imposible vivir de aquella manera, así que tomé otro camino; Le pedí una reunión a Paco del Rio y le ofrecí una exposición del World Press Photo, le pareció interesante y la organizamos en Jerez, esa fue mi primera exposición, a partir de ahí empezamos nuestra relación organizándole yo proyectos educativos dentro del ámbito del arte contemporáneo y comisariándole exposiciones, hicimos más de treinta proyectos juntos, todo lo que yo sé es gracias a haber trabajado con Paco del Río y a la confianza que él depositó en mí, es mi maestro; Además era una época de bonanza y se podían hacer proyectos de calidad, cuando Paco murió decidí que montaría una galería propia, que es lo que me gusta, me gusta que la gente aprenda de fotografía, compre, se acerque y funcionar como un pequeño museo realizando una labor divulgativa.



I.A. ¿Cuál es el motivo del traslado de Jerez a Sevilla?

JC.SdL. Jerez está muy bien comunicada, es una ciudad bonita, la galería era una galería de verdad con un espacio hecho a propósito, estuvimos allí tres años pero llegó un momento en el que los costes eran muy elevados, esto es crítico durante un tiempo de despegue en el que tienes que hacerte con tus coleccionistas y tus fotógrafos, la verdad es que a pesar de todo tampoco nos fue mal. Entonces Alberto Rojas -que es muy amigo mío- me dijo que porque no me venía para Cobertura y en este momento de crisis en el que todo el mundo necesita apoyo nos unimos, así ambos proyectos se favorecerían y nutrirían uno al otro y reduciríamos costes.

I.A. ¿Cómo ve el coleccionismo de fotografía en Andalucía?

JC.SdL. Pues que prácticamente no existe, mis mejores clientes son de fuera de Andalucía, aunque soy optimista, creo que es una cuestión de educación, entiendo hoy la gente está mucho más cercana al lenguaje fotográfico que a la pintura, vivimos rodeados de fotografías, esto por un lado está bien, pero por otro, el hecho de que esté tan popular la ha banalizado, la gente puede preguntarse por qué hay que gastar en una foto mil, cien mil o un millón. Desde aquí estamos pensando en dar sesiones de introducción a coleccionistas sobre fotografía y su conservación, insisto en que es una cuestión de educación, hay gente que puede llegar a gastarse mucho dinero por reproducciones en grandes almacenes cuando por la mitad pueden tener obras originales de Isabel y otros artistas jóvenes.

I.A. ¿Y en cuanto a las instituciones? ¿Crees que apoyan la fotografía como se merece en el mundo de hoy?

JC.SdL. Está todo muy deslavazado, hay pocas cosas, pero yo creo que la responsabilidad recae sobre todos, sobre los fotógrafos, los galeristas, las instituciones y el público. Es necesario que alguien tome el mando, la batuta, e involucre a los demás, yo soy muy proactivo en eso, quiero abrirme y unir todo lo que podamos, no debemos conformarnos con quejarnos porque eso no lleva a ningún lado, es necesaria una sinergia con gente que interese, y mirar mucho fuera, al extranjero, es cuestión de sentarnos más y hablar.

I.A. ¿Qué cree que falta en el panorama actual?

JC.SdL. Tal vez la figura del asesor o del consultor en fotografía, yo me acerco a coleccionista y en función de mis gustos y de los suyos le guio sobre cómo hacer una buena colección, es una figura necesaria en este mundo, se recurre a él sólo cuando el coleccionista es de alto nivel y en estos casos su función se reduce a la conservación y a la administración de los fondos, por cierto que la conservación también es muy importante, aquí cuidamos con mimo nuestras piezas, he visto barbaridades: fotos colgadas con silicona, colgadas en un porche exterior, falta alguien que asesore en este aspecto.

I.A. ¿Algo más?

JC.SdL. Cuando me fui en el 98, había muy pocos maestros de los que aprender, no podías preguntarle a nadie, luego cuando comienzas en tu carrera cometes un montón de errores que te hubieras ahorrado si alguien te lo hubiera dicho; el consejo es que hoy hay mucha más información disponible, hay que preguntar mucho e ir a la gente implicada que suele ser muy cercana y accesible, ahora hay más tejido, hay gente que te ayuda y te orienta y te abre la mente, eso es muy importante al principio porque te quita muchos complejos y muchos años perdidos y dinero.

 

RELACIONADOS
PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.