Lunes, 29 Mayo 2017
BÚSQUEDA
BELÉN MAZUECOS: “CONSOLIDAR UN ESPACIO DE REFLEXIÓN EN TORNO AL ARTE CONTEMPORÁNEO ES MUY NECESARIO EN GRANADA”
por Alicia Real Publicado el 24 de Junio de 2016
Granada

Belén Mazuecos (1978) Doctora y profesora de la Universidad de Granada, investigadora y artista multidisciplinar, es también un engranaje fundamental para la Madraza en su cargo de Directora del Área de Artes Visuales. Nos pone al corriente de la proyección y actualidad artística juvenil de la ciudad de Granada y de su entramado con respecto al arte contemporáneo. Además, nos sumerge en su propio trabajo, haciendo una síntesis de lo ya hecho y lo mucho que le queda por hacer. Mantenemos con ella esta agradable e interesante conversación. 

Alicia Real. Usted es artista, profesora en la Facultad de BBAA de Granada y además está involucrada en un nuevo centro dedicado al arte contemporáneo en esta ciudad como es La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea. ¿Cómo surge esta idea? ¿Qué papel desempeña usted en el centro y cuál es la importancia de la universidad en él?

Belén Mazuecos. La Madraza es el centro de referencia de la programación cultural de la Universidad de Granada (UGR), desarrollando sus actividades dentro del Vicerrectorado de Extensión Universitaria. El Centro de Cultura Contemporánea fue creado por el anterior equipo de gobierno de la UGR en 2008 (siendo nombrado director Ricardo Anguita Cantero, que permanece en la actualidad en el cargo), aunque hasta 2011 no se ubicó en su emplazamiento actual, el Palacio de la Madraza (inmueble sometido a una restauración integral entre 2001 y 2011 que reabrió sus puertas hace 5 años). Desde el nombramiento del actual Vicerrector de Extensión Cultural, Víctor Medina Flórez (anteriormente Decano de la Facultad de BBAA durante el período 2008-2015), y la incorporación del nuevo equipo del Vicerrectorado de Extensión, el Centro de Cultura Contemporánea ha modificado sensiblemente su modelo de gestión, convirtiéndose en un centro no solo de difusión sino también de producción, dinamizador de la vida cultural granadina y permeable a la sociedad.

La Madraza se ha convertido en una plataforma de reflexión global en torno a la creación y el conocimiento actual, integrando actividades relacionadas con la práctica artística, musical, escénica y cinematográfica, así como con la divulgación de las humanidades, las ciencias sociales y jurídicas, las ciencias experimentales, las medioambientales y las tecnológicas. Además, se ha hecho un importante esfuerzo para mejorar la imagen de marca, visibilidad y posicionamiento del centro, rebautizado como `La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada´y también para optimizar la comunicación y divulgación de su programación.

Aunque el centro tiene su sede principal en el Palacio de la Madraza, -inmueble histórico declarado Bien de Interés Cultural cuyo origen se remonta a la Granada nazarí-, en un enclave privilegiado situado en el corazón de la ciudad, junto a la Capilla Real y la Catedral y algunos de los espacios más interesantes destinados al arte contemporáneo en Granada, como el Centro José Guerrero o el Centro Lorca, La Madraza.Centro de Cultura Contemporánea dispone de varios espacios satélites en los que programa habitualmente ciclos musicales, escénicos y cinematográficos así como distintos espacios expositivos en los que organiza exposiciones, como el Crucero Bajo del Hospital Real o el Carmen de la Victoria.

Como directora del Área de Artes Visuales mi papel en el centro es, por un lado, la organización de exposiciones de arte emergente y contemporáneo y, por otro, la programación de eventos teóricos desde el Aula de Artes Visuales del Centro de Cultura Contemporánea.

Durante este primer curso de gestión las principales líneas estratégicas del Área de Artes Visuales han sido: a) Estimular, promocionar y difundir la investigación artística, apoyando la producción de proyectos y articulando una programación expositiva coherente y continuada que permita la transferencia de las artes visuales a la sociedad, respetando los códigos de buenas prácticas profesionales en las artes visuales, como política de fomento de la creación artística y apoyo a la profesionalización del sector. b) Generar, fortalecer y consolidar redes para la difusión de la cultura y establecer sinergias con otras instituciones, optimizando los recursos destinados a la gestión del talento y multiplicando el impacto de las actividades. c) Consolidar un espacio de reflexión crítica en torno a la creación artística reciente, muy necesario en nuestra ciudad.


* Vista de la exposición de Miguel Ángel Moreno Carretero en las salas de La Madraza.

A.R. Este año ya hemos visto exposiciones en La Madraza como la de Miguel Ángel Moreno Carretero, Chico López y Fernando M. Romero. ¿qué más propuestas nos trae el centro para 2016-2017? 

B.M. Ahora mismo acabamos de inaugurar la exposición de los Premios a la Creación Artística de la UGR y una exposición de la artista Laia Arqueros en el Carmen de la Victoria, vinculada a la Bienal Miradas de Mujeres con la que cerramos la programación de este año. Para el próximo curso puedo avanzarte que abriremos la temporada con una exposición en la Madraza de la artista Marina Núñez, comisariada por Concha Hermano en el marco del Festival Granada Art Week y que el siguiente proyecto será comisariado por Sema D’Acosta, que reunirá a los artistas Miki Leal y Charris en torno al concepto del viaje.

Además, este curso hemos lanzado un nuevo programa incluido en el Plan Propio de Investigación de la UGR, con dos convocatorias de ayudas a la producción artística visual contemporánea y emergente. Hemos recepcionado más de cuarenta proyectos de entre los que seleccionaremos dos de artistas de media carrera y tres de emergentes, que se integrarán en la programación expositiva del próximo curso académico. Con esta apuesta pretendemos apoyar el trabajo de artistas con vinculación a la UGR, no solo mediante la producción de una exposición en alguna de las salas gestionadas por el Centro de Cultura Contemporánea para difundir su trabajo, sino también con una dotación económica que les permita seguir creando y producir un proyecto inédito.

También, estamos trabajando en el desarrollo de algunos proyectos expositivos en colaboración con el Secretariado de Bienes Culturales del Área de Patrimonio del Vicerrectorado de Extensión, para establecer diálogos entre el arte contemporáneo y las colecciones patrimoniales de la UGR.

A.R. Además de la Madraza, está la sala expositiva de la Facultad de BBAA de Granada. ¿Qué vinculación con ella tiene el Centro de Cultura Contemporánea de Granada (CCCG)? ¿Qué criterio se sigue para la selección de artistas que exponen allí su obra? Háblenos por favor del pasado y el futuro de este espacio.

B.M. La sala de exposiciones de la Facultad de BBAA no depende del Centro de Cultura Contemporánea sino que es gestionada por el Decanato del centro (a través de su Vicedecanato de Extensión Cultural y Transferencia, con el apoyo del Vicedecanato de Alumnos, Redes y Comunicación). El Centro de Cultura Contemporánea ha colaborado durante este curso con la Facultad de BBAA en algunos proyectos, como el VIII Festival de las Artes Contemporáneas FACBA’15, celebrado en los meses de marzo y abril en la Sala de Exposiciones de la Facultad. La Facultad de Bellas Artes cuenta desde septiembre de este curso con un nuevo equipo de gobierno y entre éste y el Centro de Cultura Contemporánea se ha generado una fructífera simbiosis porque existen muchos objetivos comunes y una gran afinidad.

La facultad también ha lanzado este año una convocatoria de proyectos expositivos para nutrir la programación del próximo curso de su sala de exposiciones. En el pasado, durante el periodo en que fui Vicedecana de Extensión Cultural y Transferencia (2008-2015) tratamos de articular una programación estable en la sala de exposiciones de la Facultad y acometimos varias ampliaciones del espacio expositivo y diversas intervenciones encaminadas a mejorar su acondicionamiento. La Facultad de BBAA está situada en la periferia de la ciudad y nuestro objetivo era posicionarla e integrarla en el circuito artístico granadino, incorporar contenidos interesantes que sirvieran de referente a nuestros alumnos y atraer visitantes al centro para que nos conocieran. La comisión de cultura de la Facultad es el órgano encargado de valorar las distintas propuestas. Con ese espíritu surgieron proyectos como FACBA, en origen Feria de Arte Contemporáneo de la Facultad de BBAA, que pretendía acercar a nuestros estudiantes las dinámicas del mundo del arte, invitando a galerías profesionales.

Por otro lado, consolidamos programas ya existentes que funcionaban como la plataforma Circuitos, puesta en marcha por el anterior equipo, para dar visibilidad a los trabajos fin de grado de nuestros alumnos en diferentes espacios expositivos de Granada y provincia, y diseñamos estrategias orientadas a la promoción de nuestros artistas en el exterior, tratando de establecer vínculos entre el ámbito académico y el contexto profesional, participando en Festivales, Bienales y Ferias de ámbito local, nacional o internacional.

Creo que la Facultad de BBAA de Granada está en uno de sus mejores momentos y que, poco a poco, va ganando visibilidad y mejorando su proyección social por lo que en el futuro tendrá un mayor impacto.

A.R. La Facultad de Bellas Artes de Granada es una destacada cantera de artistas y lo asequible de la vida en la ciudad hace que muchos instalen allí sus talleres a pesar de tener una proyección fuera del ámbito local. ¿Cómo ve el futuro de estos jóvenes en una ciudad donde el tejido artístico es prácticamente inexistente en cuanto a salas expositivas, galerías, etc.?

B.M. En efecto, la escena artística granadina se caracteriza por una óptima cantera de artistas y en esto influye, sin duda, el hecho de que existe una Facultad de Bellas Artes en la ciudad, pero una endeble red de mediadores en arte y contextos de difusión; la infraestructura expositiva es muy precaria contando solo con algunas salas institucionales pero con muy pocas galerías privadas y se mantiene desconectada del circuito artístico nacional e internacional. 

La política cultural granadina ofrece poco apoyo al arte emergente y la ciudad carece de un tejido cultural capaz de promocionar y difundir el arte contemporáneo e insertar a los artistas en el complejo sistema y mercado del arte. Actualmente, no existe ninguna galería de promoción o descubrimiento que arriesgue y sostenga decididamente a los artistas que representa, y las pocas iniciativas que se ponen en marcha no trascienden del ámbito local. Esta marginalidad tiene mucho que ver con la situación geográfica de la ciudad, pero también –y sobre todo- con la falta de una política eficaz orientada a la gestión del talento.

Sin embargo, hoy estar aquí o allí no resulta tan determinante, debido al fenómeno de la globalización y a la incorporación de las nuevas tecnologías de la información, cada vez más, los artistas recurren al uso de las webs personales o las redes sociales como herramienta de autopromoción de su trabajo y la comunidad artística generada en el entorno virtual ha trascendido los límites físicos, cohesionando a artistas y mediadores geográficamente distantes. No obstante, evidentemente, residir en una ciudad periférica y mal comunicada requiere más esfuerzos a la hora de hacerse visible (mayor inversión económica y de tiempo para mover la obra, mayor dificultad para acumular capital relacional y trabajar a distancia con los distintos agentes, etc.)


* Obras de Fernando M. Romero en el crucero del Hospital Real de Granada.

A.R. Además de esto, Granada es la única provincia andaluza con Facultad de BBAA que no está inserta en el programa de ayudas de Iniciarte y hasta la presente convocatoria, sus alumnos no podían optar a la concesión de la beca en cualquiera de las otras tres capitales. ¿Qué opinión le merece esto? ¿cree que de alguna manera Granada está aislada del resto del circuito artístico andaluz?

B.M. Sí, considero que Granada está bastante aislada del resto del circuito artístico andaluz y políticas como la que Iniciarte mantuvo hasta el año pasado, no han contribuido a vincularnos al tejido cultural andaluz. El anterior Decano de la Facultad intentó que la sala de exposiciones de Bellas Artes se convirtiera en Espacio Iniciarte y en 2010 emprendimos una primera experiencia en colaboración con la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, con la inauguración en la facultad de la exposición “Beyond Landscape” del artista Jorge Yeregui. El compromiso inicial era que cada mes, un artista beneficiario de las ayudas Iniciarte expusiera en la facultad, acercando su trabajo a los estudiantes que además participarían activamente en la gestión y montaje de la exposición. Sin embargo, finalmente, esta idea no prosperó. Imagino que el contexto de crisis no ayudó demasiado.

Granada ha ido perdiendo progresivamente su conexión con el entorno más inmediato, pero parece que después de tocar fondo, la tendencia se ha revertido. Afortunadamente, Iniciarte ha rectificado las bases de su convocatoria de ayudas, permitiendo concurrir a cualquier artista andaluz. Efectivamente, la anterior redacción lesionaba el derecho a la igualdad de oportunidades de los artistas no solo granadinos sino procedentes de cualquier provincia sin espacio Iniciarte (como era el caso de Jaén, Huelva, Cádiz y Almería), limitando la convocatoria solo a artistas de Sevilla, Córdoba o Málaga, generando así un agravio comparativo.

Además, se fomentaba el carácter endogámico cuando lo enriquecedor es, precisamente, el fomento del intercambio de artistas entre los distintos contextos expositivos. 

A.R. Además de docente y gestora cultural, es usted artista y suele trabajar temas como la construcción identitaria y la idea de género ¿Qué puede contarnos sobre su producción y sobre sus últimos trabajos expuestos?

B.M. Mi trabajo artístico se sitúa en el campo de la pintura expandida, pivotando desde el dibujo y la pintura propiamente dichos, hacia los territorios de la fotografía, el arte de objetos, la instalación o la intervención site specific. Desde esta práctica híbrida y multidisciplinar, la referencia a la autobiografía vertebra toda mi producción. Imbrica argumentos relacionados con mi historia personal –tribulaciones identitarias, reflexiones sobre la vida y la muerte, rol en la sociedad desde la perspectiva de género, rol en el ecosistema artístico, cuestionamiento de la propia práctica artística, etc.- con episodios de la convulsa Historia con mayúsculas que actualmente vivimos, como algunos de los últimos trabajos que han podido verse en las exposiciones organizadas por MECA-Mediterráneo Centro Artístico, galería con la que trabajo desde 2011.

Una experiencia banal o un pequeño estímulo (una imagen, un objeto, una palabra, un suceso, etc.,) desencadenan un proceso de investigación sofisticado que desemboca en la articulación de un concepto más complejo y en la búsqueda de la adecuación de los medios empleados al propósito expresivo concreto. Normalmente, estas experiencias o reflexiones motivan el comienzo de una obra o una serie y los proyectos van creciendo de forma rizomática (unas piezas llevan a otras y entre ellas comienzan a interconectarse hasta configurar series y proyectos de mayor envergadura).

En los últimos proyectos he trabajado –desde el ámbito de la instalación y la intervención site specific- en la revisión del tradicional género de la vanitas, repujando exvotos de metal para recrear una suerte de gabinetes de curiosidades o cámaras de las maravillas, que evocan temas clásicos transcendentales como la fugacidad del tiempo (tempus fugit) o la caducidad de la vida (carpe diem), con los que el público puede identificarse fácilmente. En algunas piezas, el simbolismo de los materiales y la laboriosidad del trabajo artesanal (capaz de condensar en la propia obra el paso del tiempo) resulta determinante: el jabón reciclado, la cera, el estaño repujado, el pan o hilo de oro o plata, etc.) encierran sugerentes connotaciones vinculadas al ciclo vital.


* Vista de "La habitación de la entomóloga" (2014), obra de Belén Mazuecos.

Actualmente, estoy iniciando un nuevo proyecto de dibujo y pintura que se titula `El rey desnudo´, mediante el que pretendo reconstruir una etnografía visual del mundo del arte. Éste toma prestado el título de la fábula de Hans Christian Andersen, también conocida como "El traje nuevo del emperador". La moraleja que se desprende, es una ajustada y evocadora metáfora de lo que acontece en el mundo del arte, donde su complejidad y la asimetría de la información manejada por el público y los mediadores, genera en muchas ocasiones una crisis de legitimidad o, en el mejor de los casos, la asunción de un consenso en términos de gusto que emana de las instancias legitimadoras, que el espectador no comparte pero que no se atreve a cuestionar para no demostrar incompetencia.

Esta distancia entre el arte contemporáneo y la sociedad afecta también a los propios artistas, que encuentran grandes dificultades para acceder –o adaptarse- a un sistema opaco, en el que resulta extremadamente difícil identificar sus mecanismos. Por este motivo, desde la propia práctica artística como plataforma de cuestionamiento, planteo una investigación sobre las dinámicas del arte contemporáneo, desde la reflexividad y mi propia perspectiva como artista visual que detecta grandes dificultades para la consolidación en el sistema del arte.

Retomando la metáfora textil del paño invisible, el objetivo principal de este proyecto de investigación artística es tirar del hilo del entramado del arte contemporáneo, -un tejido de complicidades y relaciones, paradójicamente poco transparente a pesar de su invisibilidad-, para posteriormente reconstruir las tramas y relaciones sociales que afectan al mundo del arte. El resultado será la producción de una etnografía visual del ecosistema artístico: una amplia serie de dibujos y pinturas autorreferenciales que registren y cuestionen la realidad poliédrica del ámbito artístico y sus diversas problemáticas.

La primera pieza de este proyecto formará parte de la exposición `Tiempo de luz´, que se inaugurará el próximo 8 de julio en el MUPAM de Málaga. A finales de julio, otras tres obras de esta misma serie podrán visitarse en la Sala S.XXI del Museo de Huelva.

A.R.
Con respecto a su labor como docente, sabemos lo importante que es el papel del profesor para el alumno y que, en la mayoría de los casos, marcará su futuro. Un alumno nunca olvida a quien le enseña y lo que le enseña. ¿Se siente con responsabilidad al saber que está formando a futuros artistas?

B.M. Sí, claro. Yo recuerdo con gran nostalgia y afecto los años de facultad y las enseñanzas de mis profesores. Muchos me marcaron y hoy tengo la gran suerte de tenerlos como compañeros de trabajo, por lo que sigo aprendiendo de ellos y puedo seguir haciéndoles consultas.

Me encantaría poder dejar también esa huella indeleble en mis estudiantes y me siento con una gran responsabilidad para con ellos. La situación actual es muy complicada y me preocupa que adquieran una formación de calidad que les permita acceder con éxito al mercado laboral. Con muchos antiguos alumnos sigo en contacto directo o a través de las redes sociales y me encanta ser partícipe de sus logros.

Muchos alumnos de las últimas promociones de grado y máster ya están destacando con fuerza en la escena artística actual como David Escalona o Marina Vargas, -ya muy bien situados en el panorama artístico- y otros más jóvenes como Iván Izquierdo, Alegría Castillo o Miguel Scheroff, son claros ejemplos del talento de nuestros estudiantes.

A.R. Por último, si tuviera que nombrar algún artista andaluz (o varios) en quien usted vaticina una gran proyección y sea una gran apuesta para el arte contemporáneo ¿quién sería?

B.M. Hay muchos artistas emergentes muy interesantes surgidos en los últimos años y que están desarrollando su trabajo en Andalucía como los que ya he citado anteriormente o, por citar algunos más, María Dávila, Fernando García Méndez, Ana Barriga, Victoria Maldonado, Marta Beltrán, José Luis Valverde o Laia Arqueros.

Otros, -en un estadio intermedio entre la emergencia y la media carrera-, que ya han demostrado su solvencia y que seguramente tendrán una gran proyección internacional en los últimos años son Fernando M. Romero o Miguel Ángel Moreno Carretero, algunas de las apuestas del Centro de Cultura Contemporánea de este curso.


* Imágen de la exposición de Laia Arqueros en el Carmen de la Victoria.

PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.