Miércoles, 15 Agosto 2018
BÚSQUEDA
JUAN CARLOS ROBLES, ESPEJOS DISTÓPICOS
por Pamela Medina Publicado el 09 de Febrero de 2015

JUAN CARLOS ROBLES > Máquinas de mirar

Sala de exposiciones Facultad BBAA - Málaga

Hasta el 13 de marzo de 2015

Han transcurrido más de cuatro décadas desde que en 1969 se realizara la primera conexión entre dos ordenadores: nacía internet y con ello un nuevo paradigma en la historia de las comunicaciones. A partir de entonces, una seguidilla de hitos marcaría el avance exponencial de un sistema comparable, en magnitud histórica e impacto social, a lo que pudo significar la aparición de la imprenta en el siglo XV. Su posterior auge en los años noventa, sería el aliciente perfecto para reavivar discursos distópicos que desde hace tiempo venían encontrando en el cine, la literatura y el arte un nicho fértil para su desarrollo. Es en este contexto sociocultural en el que el artista Juan Carlos Robles (Sevilla, 1962) comienza a realizar una serie de proyectos fotográficos y videográficos, así como también de instalaciones e intervenciones site specific, algunos de los cuales se exponen en la sala de la facultad de BBAA de Málaga, donde él mismo ejerce como profesor.

Bajo el nombre `Máquinas de mirar´, Robles propone un hilo argumental expositivo que desarrolla de manera paralela a su tesis doctoral. Este sustrato académico está determinado por la propia línea programática del espacio, estructurada a partir del año 2012 en coherencia con el proyecto impulsado por el artista y vicedecano de cultura de la facultad, Carlos Miranda; en la vía de consolidar la presencia de la sala de Bellas Artes en el mapa artístico malagueño, las temporadas se estructuran dando cabida a ex alumnos destacados y a iniciativas provenientes de proyectos de investigación universitaria, como es el caso la exposición que nos convoca.

El nombre que Robles da a su propuesta doctoral, `Estética de encuentro en el espacio urbano´, arroja algo de luz sobre el complejo entramado conceptual de sus trabajos. Fragmentos de una realidad circundante que el autor modifica con una voluntad crítica a través de la reiteración de recursos formales, tales como la cámara fija, la reflexión especular, o mediante títulos que condicionan la interpretación. Los momentos encapsulados por la lente se convierten en metáforas de una sociedad que, de la mano del avance tecnológico, se precipita hacia la deshumanización y el aislamiento de los individuos que la conforman.

En sus imágenes, el entorno urbano se muestra no tan solo como contenedor de estas dinámicas vivenciales, sino que también como agudo reflejo de ellas. En este sentido, para hablar sobre la vacuidad y la fugacidad de los encuentros humanos, Robles recurre a los transportes colectivos como correspondiente simbólico de este comportamiento. La vocación estrictamente funcional de estos medios de desplazamiento propicia encuentros perecederos que tal como llegan se van, en sintonía con el propio movimiento de la máquina. Propuestas como `Shuttle Service´ (1996-1998) transitan por estos derroteros temáticos, a la vez dejan aflorar otras cuestiones tales como el voyerismo o la imposibilidad de ocultarnos ante las miradas indiscretas.

En coherencia con esto último, la metáfora de los transportes públicos como anticipación al fenómeno de las redes sociales en internet -tal como propone el autor en el catálogo de la exposición- recae en estas mismas ideas: por un lado relaciones superficiales con fecha de caducidad y por otro, la monitorización casi absoluta de nuestras actividades ya sea por parte de nuestros "ciber-contactos" o por otros agentes de control superior, ajenos a nuestro conocimiento y voluntad.

Tras todo lo expuesto, las estrategias artísticas ocultan -o desvelan- preocupaciones casi obsesivas de un artista que sistemáticamente explora diferentes lenguajes para dar forma a cavilaciones de índole más bien filosófica y existencialista. Los temas que le conciernen se hacen presentes de un modo pertinaz y transversal a toda la muestra. Así por ejemplo, los efímeros encuentros en un ascensor  (`Tránsito´, 1996) o la transformación física de los espacios con el paso de los años (`Mutaciones´, 1994-2013), son ideas que conectan con las reflexiones que ocho minutos en plano fijo de la abuela del artista (`Mercedes García Robles, 1893-1998´, 1998), pueden desatar en el espectador en torno a lo transitorio del tiempo, de la juventud y de la propia vida.

RELACIONADOS
PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.