Lunes, 26 Junio 2017
BÚSQUEDA
JESÚS ZURITA, LA ETERNA HUÍDA
por Sara Blanco Publicado el 29 de Diciembre de 2014

JESÚS ZURITA > Huir comprendiendo
 
Galería Ángeles Baños - Badajoz
Hasta el 10 de enero de 2015


Como en un sueño del que no puedes despertar, en un continuo precipitarse hacia el vacío, inmutable y sordo. A veces, entre la maleza, aciertas a ver el final del camino, una luz inalcanzable, inaccesible, como una ilusión bajo el oscuro manto de la noche. Así es el mundo representado por Jesús Zurita (Ceuta, 1974), creador de espacios oníricos y sugerentes, pero también lóbregos y esquivos.

‘Huir Comprendiendo’ es la primera exposición exclusivamente de dibujo acometida por el artista para una galería. La elección de la tinta sobre papel redunda en la importancia concedida a esta técnica a la hora de componer sus piezas. Los voluptuosos trazos dispuestos a través del antagonismo blanco-negro son la solución perfecta para presentar la obra en su esencia y el dibujo como génesis de toda idea.

Sin dejar atrás el minucioso horror vacui que caracteriza su producción, esta muestra denota una cierta evolución. Ahora, sus particulares diseños de orfebrería, meticulosos y abigarrados, se contraponen a la utilización de tintas muy aguadas y fluidas con pinceladas más largas y lisas. Así, un largo manto de negrura amenaza con impregnarlo todo, como un telón de tinieblas que en ocasiones se rasga por la fuerza germinal de la vegetación que surge del interior.

Esta tensión entre lo orgánico y lo inorgánico, la ambigüedad resultante del choque entre lo vivo y lo muerto es lo que define su obra. Configura espacios sombríos donde la fuerza natural no tiene límites, una continua gestación de elementos carnosos que en su afán por desplegarse desbordan el papel hacia todos los ángulos. Una espesura amenazante y turbadora, de escala sobrecogedora, ante la que –si prestamos la atención adecuada– podemos escuchar su avance impasible, frío y distante.  

Por eso, Jesús Zurita quiere despertar de su ensueño, abandonar este lugar escalofriante y aterrador. Sin embargo, al final comprende que escapar no es una opción, que no hay alternativa posible. Todo se convierte en una lucha contra el tiempo, contra el reloj que no se detiene, en un perpetuo huir hacia ninguna parte.

Ver más sobre , Jesús Zurita.
PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.