Sábado, 22 Julio 2017
BÚSQUEDA
LUIS GORDILLO, DE LOS PIES A LA CABEZA
por Alberto Arenillas Publicado el 22 de Diciembre de 2014

LUIS GORDILLO > Cabezas. Luis Gordillo en el Alcázar
 
Real Alcázar - Sevilla
Hasta el 9 de enero de 2015
 

Quizás sea verdad que todo cambia, pero también es innegable que existen una serie de elementos que permanecen, por mucho que el tiempo avance. Luis Gordillo (Sevilla, 1934) sería sin duda una de estas afortunadas persistencias y sus “cabezas”, un aspecto básico e inamovible dentro de su producción. Son precisamente estas cabezas, las que vertebran su actual muestra en el salón alto del apeadero del Real Alcázar de Sevilla, sala que tras acoger una exposición de tal nivel, tiene ante sí la oportunidad de impulsar su entidad como espacio expositivo.
 
La exposición reúne gran cantidad de lienzos y un buen número de fotografías en torno a la temática mencionada. Sin duda, gran parte de la culpa de la revisión continua que Gordillo ha ido realizando sobre esta particular iconografía multicéfala a lo largo de su carrera, sea del psicoanálisis y la consecuente influencia de éste en su trabajo. No en vano, las cabezas copan su producción en la década de los sesenta, y más aún, el artista sevillano comienza a psicoanalizarse en 1963, fecha de las que datan sus primeras obras con una fuerte presencia de cabezas, notablemente influenciadas por el arte Pop. Son buen ejemplo de ello `Cabeza gris amarilla´ (1963) o `Cabeza Giacometti´ (1963), ambas presentes en la sala. De hecho, según el mismo autor, la consecuencia inmediata de esa terapia o el mismo tratamiento al fin y al cabo, fue una dedicación constante a la pintura, despejando sus dudas sobre la vocación artística y encontrando una determinación profesional hacia la creación contemporánea.
 
Todo ese ejercicio psicoanalítico eleva, más si cabe, mente y cerebro a una categoría superior. El hecho de que su obra sea sometida a una continua revisión, autocuestionándose a cada paso, no queda muy lejos del proceso terapéutico de anotación, examen y análisis de los sueños. Incluso se podría hacer parangón entre la interrelación que guardan muchas de sus obras entre sí, y la correlación que se produce de forma natural en el mundo de los sueños.
 
Bajo estas cabezas, se halla la apuesta por el reto del desarrollo artístico, la expresión de la libertad creativa y la aseveración de las respuestas no unívocas. Gordillo, asocia la exploración propia del artista con esa parte del cuerpo humano -y no humano- que, aunque presuntamente cerebral, proporciona una liberación irracional mediante el mundo de las fantasías, el territorio de la ensoñación. La imaginación se abre como un abanico de posibilidades infinitas y suelta la mente hasta extremos en los que aparecen elementos sin límite, algo que se terminaría fijando como una de sus principales características de los años setenta en adelante. Buena muestra de ello son las obras de la serie `Luna´ (1977), que ocupan un lugar preeminente en la exposición.
 
Sus “cabezas” se encuentran en la cima de la evolución de una figura clave del panorama creativo español de las últimas décadas, y por ende, se constituyen en un elemento de influencia vital para las generaciones posteriores de artistas. Se podría decir que son una elocuente declaración de principios, un manifiesto gordillesco, ya que representan de pies a cabeza la actitud reflexiva y creativa del artista sevillano ante la vida. Pareciera como si Gordillo descompusiese y psicoanalizase, y por este orden, el cerebro humano, origen de la patente crisis de valores en la que estamos inmersos. Llega a cuestionarse en la obra más reciente de la muestra, `¿Es esto el futuro?´ de 2014, si incluso otros motores (los ordenadores) pudieran competir como generadores de imagen y de ideas. Puede ser su manera de inmiscuirse de forma analítica en el epicentro de la problemática de la sociedad actual. Habrá que esperar su respuesta…

Ver más sobre , Luis Gordillo.
PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.