Jueves, 25 Mayo 2017
BÚSQUEDA
ANTONIO R. MONTESINOS, ESPERANDO A QUE TODO TIEMBLE
por Javier Bermúdez Publicado el 22 de Febrero de 2016

ANTONIO R. MONTESINOS > Entropía: equilibrio, ruido y dispersión

Sala El Palmeral (Iniciarte) – Málaga

Hasta el 3 de abril de 2016


El espacio Iniciarte de Málaga se sitúa en un edificio dentro de la obra faraónica que supuso la remodelación del puerto deportivo. Un centro que se inauguró en 2011 y que desde entonces alberga exposiciones de artistas jóvenes andaluces beneficiarios de ayudas a la producción destinadas por la Junta de Andalucía. Colocada en una gran zona de tránsito, la sala El Palmeral, es un espacio expositivo dispuesto en la primera planta de un escenario arquitectónico rectangular totalmente diáfano, el cual posee una gran cristalera que, orientada hacia el sur, permite disfrutar a sus visitantes de unas espléndidas vistas al puerto, lugar de entrada y salida de barcos (tanto mercantiles como turísticos), y a su nuevo paseo marítimo frecuentado por turistas de todas las nacionalidades. Una obra de envergadura enfocada a las dos grandes industrias que asientan la economía de la ciudad: el ocio y los servicios. Paralelamente a esta apuesta económica de explotar nuestra situación geográfica, que permite disfrutar de un clima espléndido durante todo el año, se ha implementado en los últimos tiempos una política cultural que ha traído a la ciudad sedes de importantes museos de Arte, tanto nacionales como internacionales, para que sirvan de diversión a las hordas de cruceristas que desembarcan, día tras día, en la que parece uno de los destinos turísticos más atractivos de Europa. No obstante, existe cierto recelo a este modelo de ciudad, concretamente dentro del sector cultural, que ven esta inversión en plena crisis económica con bastante escepticismo, como una especie de espejismo que no durará para siempre.

En este contexto, Antonio R. Montesinos (Málaga, 1979) plantea su último proyecto ´Entropía: equilibrio, ruido y dispersión` dentro del marco de la beca Iniciarte 2014. En su anterior trabajo ´Inopias` (2015), Montesinos parte de la observación en un contexto determinado de donde extrae una serie de objetos encontrados que, posteriormente, organiza a modo de estructuras arquitectónicas, de carácter utópico. En este caso juega con el punto de vista de la composición para generar una serie de fotografías que remiten a proyectos futuros de ciudad que jamás se han llevado a cabo, muy en la línea de esos arquitectos franceses visionarios del siglo XIX: Boullée, Ledoux y Lequeu o del fotógrafo afincado en Sevilla Dionisio González. Un trabajo que jugaba ya con la idea de site specific, que retoma en el proyecto del Palmeral. De ´Inopias` también se hereda el concepto de lo entrópico entendido como desecho, germen principal de esta propuesta, pero también, como esa ley natural que tienen las cosas que tienden al desorden. Montesinos plantea un espacio ficticio, una especie de sala de espera, que permite al visitante otear el horizonte viendo como entran y salen los barcos, como suben y bajan los pasajeros, como éstos entran en las tiendas y consumen, o como pasean por el puerto; en definitiva, como realizan todas las acciones que se esperan de ellos que hagan y que contribuyen a todo este caos controlado basado en una economía derivada de los servicios.

La pieza central de la exposición ´Esperar a que todo tiemble` es una instalación de veinte pallets -los mismos que se usan para el movimiento de mercancías en los barcos de transporte- tuneados, ordenados en el centro de la sala a modo de asientos, que sirven para esperar sentados a que algo ocurra mientras escuchamos una relajante música en el ambiente. A éstos se les han colocado ruedas que permiten moverlos al antojo y un vibrador que hace que los pallets tiemblen cada cierto tiempo, convirtiéndolos en objetos que hacen del lugar algo totalmente distinto, un espacio social, un lugar de inquietud, donde los tiempos funcionan ajenos a la lógica veloz que marca la sociedad de consumo. En las paredes convergen cuatro series de diez dibujos -fresados en madera contrachapada- donde se ejemplifica de manera clara esa idea de entropía; en unos casos son cabinas de pasajeros como en ´Bus (entropía I)` o ´Avión (entropía II)`, y en otros, la disposición de asientos en lugares institucionales como en ´Parlamento (entropía III)` o ´Auditorio (entropía IV)`, que parecen querer dar las claves al espectador de cómo actuar en la sala. En estas representaciones, los modelos ordenados tienden a disolverse a medida que avanzamos en la lectura de cada uno de ellos hasta un desorden absoluto. Un desorden que encontramos directamente reflejado en la pieza de la entrada ´EUR-EPAL`, una serie de restos de maderas policromadas sin ningún orden establecido donde se pueden leer esas iniciales.

Menciona Juan Canela en uno de los textos del catálogo que mientras más fácil nos resulta acceder a la mercancía, «más complicado nos es comprender el funcionamiento del mercado y la logística». El perfeccionamiento extremo de la maquinaria capitalista parece no dar resquicios a que otros modelos de organización social puedan surgir. Su lógica resulta aplastante, convirtiendo a la masa en individualidades. Montesinos se cuestiona este modelo social y parece poner sobre la mesa otro distinto, o al menos complementario, en el que la cooperación y el flujo gratuito de conocimiento pudiera equilibrar la balanza orientando, en este sentido, la otra parte de su producción. ´You can do your own variations` y ´How to make` son dos piezas que explican todo el proceso de producción de su aparato expositivo. A modo de videotutorial, del tipo de aquellos a los que podemos acceder en YouTube, Montesinos explica en ´How to make` cómo construir esos "asientos" que encontramos en la exposición para que todo el mundo pueda hacerlos por sí mismos. Una democratización, que parece querer salirse de los márgenes establecidos, muy en la línea de la corriente DIY (Do It Yourself). Una resistencia al mensaje dominante mediante pequeños gestos asociativos que todo el mundo puede adoptar. Tan sólo es necesario encontrar los mecanismos que nos permitan saber cómo hacerlo.



PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.