Jueves, 17 Agosto 2017
BÚSQUEDA
MARTÍNEZ BELLIDO, METAMEMORIAS DE LA IMAGEN
por Alberto Arenillas Publicado el 12 de Enero de 2016

MARTÍNEZ BELLIDO > Niebla
 
Sala Santa Inés (Iniciarte) - Sevilla
Hasta el 31 de enero de 2016
 

 
La imagen es a todas luces un ente todopoderoso en el mundo actual, fiel reflejo de la dictadura que le hemos ido concediendo casi sin condiciones al sentido de la vista. La invención y desarrollo de la fotografía durante la primera mitad del siglo XIX y la consecuente llegada del cine tuvieron mucho que ver en tal asunto, preparando un siglo XX en el que el binomio tecnología y difusión icónica llegarían a su máxima expresión. Pero a su vez, la imagen como triunfante protagonista, parece condenada -o redimida, según se mire- a ser o constituir un lenguaje en sí mismo, a construir a partir de ideas que le llevan por el camino del metarrelato. Es quizás lo que le solicitamos como contrapartida, y lo que Martínez Bellido (Cádiz, 1992) decide pedirle a cambio, jugando a sacarle un retorno adicional a un medio como el de la fotografía, que le interesa sobremanera.
 
`Niebla´, la que es su primera exposición individual, se enmarca en la convocatoria 2014 del programa Iniciarte. En este proyecto, indaga en los lenguajes de la representación, entrando en el sugerente mundo de la memoria, campo a menudo vinculado de forma directa con el registro fotográfico. De hecho, el tratamiento -tanto técnico como expositivo- que el autor da a su obra es semejante al que requiere un álbum de instantáneas familiares. En el caso de la serie `Inquisiciones´ (2014 - 2015), que recibe al visitante con un solitario anzuelo a la izquierda y un deconstruido mar en grafito a la derecha, el cuidado dibujo sobre papel unido a una manipulación minuciosa del pequeño formato, insta al espectador a aproximarse. Es como si quisiera hacer cortas las distancias entre lo que se percibe desde un principio y lo que se llega a comprender en una lectura más pausada. Invita por supuesto a agudizar la vista, parece que lo hace para entornar el olvido y los recuerdos, para pasar las hojas sin pasar página. En la otra serie, `Indisposiciones´ (2015) situada en el testero del fondo de la sala y compuesta por fotografías más texto, se hace patente la vivencia exploradora que supone para niños y adultos, el rastreo pormenorizado que se suele hacer en las imágenes conservadas por nuestros antepasados. Martínez Bellido especula con la coyuntural ansia de saber más, con el natural recorrido de búsqueda cartográfica que hacemos al indagar en la memoria, acuciando al receptor de su obra -inmerso en cierto estado inicial de confusión- a buscar similitudes interconectadas yendo más allá de la mera fotografía, tal y como hace cualquiera de nosotros al rever antiguos álbumes familiares.
 
Y claro está, al abordar la imagen es inevitable entrar a expandirla; no se queda en ella, si no que la toma como terreno de cultivo para iniciar otros caminos. Es esto lo que sorprende de su obra que, aunque tremendamente joven, se atreve a introducir una pareja desconcertante, la formada por confusión y ficción. Ambos aspectos se entrelazan en el afán creativo del artista por alterar la representación con elementos que la modifiquen y produzcan acertijos sobre la intrahistoria de cada visión instantánea. El autor es consciente de que la apariencia y el pensamiento se separan en el mismo momento que se contempla cualquier registro fotográfico de archivo. Por ello, en `Inquisiciones´ busca aturdir con puntuales golpes de dibujo la conciencia de todo imaginario personal. En parte, recuerda de manera simbólica al efecto del breve pero afectado scratch que se produce por el excesivo uso durante la reproducción de un disco de vinilo; allí cambia todo lo creemos oír, aquí cambia todo lo que creemos estar viendo. Así, corta o borra rostros, negándolos, y juega con la ambigüedad de la ausencia y la presencia, uniéndolas de forma existencialista -tal vez Unamuno tenga algo que ver en ello-. Este proceso de construcción de metarrelatos adquiere en `Indisposiciones´ una dimensión textualista, lo que es una preocupación constante para Martínez Bellido. Pretende deponer conocimiento y lenguaje mediante un mapeo con caracteres reimpresos sobre la fotografía, que bifurquen cualquier interpretación posible de una representación probable.
 
Todo ello lo realiza hábilmente en un terreno confusionista, en el que el lenguaje conlleva una consustancial e intencionada falta de claridad que cuestiona la propia formación de la imagen como base. Pone en jaque a la vista como nube baja o más bien como mancha sugerente en la córnea de todos los ojos que quieran escudriñar su obra. Y es más, lo hace a través de una poética sin conclusiones, abierta, sin caminos cerrados ni certezas incuestionables. Puede que este sea el escenario idóneo y la actitud adecuada tanto para el análisis creativo de la imagen en la actualidad como para el desarrollo de un artista joven con todo porvenir a la vista.

PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.