Martes, 25 Julio 2017
BÚSQUEDA
EMMANUEL LAFONT, ARQUITECTURA DEL SUBCONSCIENTE
por Laura Carneros Publicado el 16 de Noviembre de 2015

EMMANUEL LAFONT > Espacios invisibles
 
Galería Yusto/Giner - Marbella, Málaga
Hasta el 31 de diciembre 2015


N
ada más entrar en la galería Yusto/Giner de Marbella, una serie de dibujos -en apariencia científicos- nos invitan a recorrer la pared izquierda. Con detenimiento y más paciencia de la que habitualmente puede requerir la contemplación de una obra, casi nos haría falta una lente de aumento para leer el mensaje minúsculo que acompaña cada figura. El espectador se convierte en descifrador y espeleólogo de las pequeñas cosas, las que Emmanuel Lafont (Buenos Aires, 1980) ha encontrado en los recovecos de los ‘Espacios invisibles’. Y es que el autor, a medida que contemplamos su propuesta, quiere que descubramos lo que él ha ido desentrañando en todos esos lugares que en apariencia no existen.
 
Su procedimiento nos acerca a lo matemático: los sentimientos merecen también una metodología y representación rigurosa para tratar de comprenderlos. Así, en la muestra de Lafont, encontramos seres extraños y elementos mecánicos que tras diseccionar el cuerpo humano parecen habitar en el interior. ¿Quién nos dice que en nuestras entrañas no existe una mano que aprisiona el intestino? ¿Acaso no es esta la sensación que provoca el miedo? Tal y como sugiere la serie ‘Los extremos’ (2014), esos espacios invisibles -inescrutables-, no solo se encuentran fuera, sino que nacen desde lo corpóreo. Se unen de este modo la representación íntima -lo enterrado; el mineral como materia prima- y el espacio externo, el mundo halla su representación a través de la creación arquitectónica. La piedra aún virgen y la perfección del poliedro encuentran su lugar común en laberintos, ciudades en ruinas y escenas futuristas donde el espacio temporal queda confundido.
 
El uso de la tinta, el grafito y el carbón sobre el papel contribuyen a que la obra en su conjunto se impregne de ese aspecto documental y a la vez adquiera un tono frágil. Parece ser que Emmanuel Lafont indaga en los recuerdos, los sueños y las pesadillas con precisión científica, aun siendo consciente de la invalidez del método. El artista se empeña en recordarnos que, en realidad, lo que muestra es “nada”, y que todo su estudio se centra en el vacío. La representación del agua aligera el peso de esa materia sólida: el cubo, la arista, la perfección y la belleza se mantienen a flote, otorgando significado místico y fantástico a la realidad reconocible. Las obras ‘Nada’ y ‘Nada dentro’ (2015), nos invitan a través de sus bañistas a sumergirnos en un juego de palabras, a “nadar adentro” hacia la “nada” oscura -como la negra tinta del pulpo- hasta descubrir los lugares recónditos de cada uno.
 
Además de espacios invisibles, también hay personajes que viven en ellos. Algunos están presentes: mujeres y hombres; niñas y niños con atuendos de un tiempo pasado que a la vez parecen situarse en un lugar eterno. Otros solo hablan, y se hacen presentes en la imaginación de quien escucha. Sus voces cuentan distintas historias y nos transportan a otro lugar, mediante unos auriculares dispuestos junto a vitrinas. En esas vitrinas, a su vez, diversas imágenes actúan como esbozos a completar por el oyente. Junto a ellas: lápices y difuminadores utilizados por Lafont en sus “expediciones” al subconsciente, que invitan a seguir descubriendo lo que no puede verse.

PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.