Domingo, 20 Agosto 2017
BÚSQUEDA
ADEL ABDESSEMED, UN MUNDO PARTIDO POR LA MITAD
por Alberto Arenillas Publicado el 07 de Mayo de 2015

ADEL ABDESSEMED > Palace

Centro de Arte Contemporáneo - Málaga
Hasta el 7 de junio de 2015

 

Parece que el ser humano siente una necesidad imperiosa de dividir de forma maniquea el mundo que le ha tocado habitar. Es algo que el siglo XX demostró con creces, mediante guerras de bandos -vencedores y vencidos- y una posterior confrontación que incluso fracturó un país en dos mitades. Y es que cuando ya se cumplen los primeros quince años de un nuevo siglo y milenio, el panorama no sólo no ha cambiado en exceso, sino que la globalización ha encontrado en los contrastes culturales y religiosos, una novedosa dicotomía por explotar. Era de prever.

Del análisis histórico de los constantes conflictos derivados y del papel preponderante de la violencia en estos juegos antagónicos, trata Adel Abdessemed (Constantina, Argelia, 1971) en `Palace´, su primera exposición individual en España; si bien su obra `Salam Europe´ se puede disfrutar desde 2006 en la Fundación NMAC Montenmedio de Arte Contemporáneo, en Vejer de la Frontera, Cádiz.

Precisamente de lo fronterizo y los conflictos bélicos sabe mucho la biografía del artista franco-argelino; no hay duda de que habla y crea con conocimiento de causa. No obstante, Abdessemed emigró a Francia de manera forzosa en 1994, con su país de origen en plena guerra civil. Esto, le hizo posiblemente ser consciente de la dualidad de un contexto internacional que la mano y la mente del hombre obraba en su supuesta libertad.

En `Le Vase abominable´ (2013), tres grandes esculturas que presenta en la muestra, apela a esos dos planos contrarios y contradictorios de cualquier contienda. Compartimenta estas piezas en dos mitades: en la parte superior, una vasija de gran formato, y en la inferior, un cubo bomba a modo de pedestal, construido a base de uniones de cableado y cargas explosivas. Parece evidente la alusión a la problemática de mayor relevancia mundial en la actualidad, la que aprovechando el miedo y el velo del terrorismo, esconde el enfrentamiento entre presuntos opuestos -nada más lejos de la realidad-, Cristianismo e Islam. El sarcasmo que suele emplear para hacer cierta denuncia político-religiosa, le sirve aquí para entrar en el ámbito de la parcialidad y de las campañas mediáticas, estableciendo paralelismos estereotipados entre la imagen idealizada, palaciega de inspiración musulmana y la impresión generalista que occidente se ha ido forjando sobre los países y culturas árabes, vinculada al extremismo y al terrorismo -mejor sin epítetos-.

Estas formas elegidas por el artista vienen a sintetizar las diferencias informativas que se establecen en cualquier conflicto armado en la actualidad. Se conoce lo que conviene difundir de toda la superficie del problema, pero sin embargo, se esconden los asuntos más profundos del mismo, quizá en alguna parte del fondo de la tinaja o en alguna parte de la infinitud laberíntica de cables que unen todos los medios de comunicación. La dicotomía interpretativa marca también la última de las cuatro obras que componen la exposición, `Pigeon´ (2015), una paloma disecada que, ironizando sobre los símbolos de la paz, carga de explosivos al lomo; huelga cualquier aclaración sobre la antonimia propuesta.

Es además esa intención de que sus piezas hablen por sí mismas lo que le lleva a caracterizar su obra con una fuerte presencia, una contundente fisicidad, en lo que él mismo reconoce el germen de su quehacer creativo. Por ello, la muestra, así como su producción, hace gala de un exiguo pero impactante lenguaje visual, a lo que suma una buena dosis de impertinencia y de inconformismo enérgico.

Su convencido planteamiento de los límites que establece la lucha de contrarios llega incluso a buscar de forma deliberada el juego con esos “otros”, que son los espectadores. En el centro de la sala, una de las vasijas bomba porta un reloj digital que llega a los cinco minutos de cuenta atrás, probablemente el tiempo medio que el visitante dura en ese espacio, o más bien el que cualquiera de nosotros dedica semanalmente a pensar o dialogar sobre el conflicto de base que rezuma la obra de Abdessemed.

PRESENTE CONTINUO - Sevilla (España) - 2015 - ISSN 2444-5231
Todos los derechos reservados. Aviso legal.